La Caravana 43 por Sudamérica llegará el sábado a Buenos Aires. Tres mamás y papás de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y un sobreviviente de la masacre del 26 de septiembre ya están en la región: empezaron en Córdoba y Rosario y luego seguirán hacia Montevideo y tres ciudades de Brasil. “Estén seguros de que cuando los encontremos a nuestros niños vamos a venir a agradecerles”, dijeron en la primera parada de la gira.

Hace ocho meses que los padres de Ayotzinapa buscan a sus hijos. Mario César González Contreras e Hilda Hernández Rivera -padres de César Manuel González Hernández- e Hilda Legideño Vargas -mamá de Jorge Antonio Tizapa Legideño- viajaron junto con Francisco Sánchez Nava, sobreviviente a la masacre del 26 de septiembre, para difundir su lucha.

El primer encuentro público será el sábado en el Espacio Pañuelos en Rebeldía a las 18 (Carlos María Ramírez 1469, Pompeya).  El lunes 25 tienen previsto un encuentro público con los pueblos originarios en el acampe QoPiWiNi, en Avenida de Mayo y 9 de Julio  a las 11.

El martes 26 se cumplen ocho meses de la desaparición. Los padres que viajaron hasta la Argentina convocan a una movilización masiva del Obelisco a la Cancillería Argentina a las 13. A las 19 darán una conferencia abierta en el Aula magna de la Facultad de Filosofía y Letras.

Esta es la tercera gira internacional que los padres de los normalistas iniciaron desde principios de 2015. Llevan recorridos 14 países, desde Estados Unidos hasta Europa, exigiendo justicia y la aparición con vida de sus hijos.

***

Aquella madrugada de septiembre la policía de Iguala, en el estado de Guerrero, los enfrentó a los tiros y asesinó a tres jóvenes estudiantes de la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa: a uno de ellos, Julio César Mondragón, le arrancaron la cara. Otros 43 siguen desaparecidos.

En noviembre del año pasado la Procuraduría General de la República lanzó su versión oficial. La “verdad histórica” -como la catalogó el exfiscal Murillo Karam- aseguró que la policía de Iguala detuvo a los jóvenes y los entregó al grupo narco Guerreros Unidos. Después los estudiantes fueron asesinados y calcinados en el basurero municipal de Cocula.

La versión no convence a los padres, que acusan el gobierno mexicano de querer archivar la causa. ElEquipo Argentino de Antropología Forense -que apoyó a los padres en la búsqueda de sus hijos- también denunció malos manejos de la autoridad mexicana en las pruebas periciales y puso en duda la cientificidad del argumento oficial.

 

Fuente: Cosecharoja

b2ap3_thumbnail_caravana-43-en-Crdoba.jpg

 

Visitas: 427
0

 

b2ap3_thumbnail_Sin-ttulo_20150430-145414_1.jpg

"Durante 23 días la muestra de sangre estuvo en La Matanza y pasó a científica de La Plata. La fiscal nos manifestó que estaba indignada porque tenía agua. El tubo de ensayo venía violentado y tenía agua en cantidades inusuales", aseveró Ontiveros en diferentes medios nacionales en la jornada de ayer. El asesino al volante, Diego Cuevas, sigue libre.

El Secretario de la ONG "Malditas Picadas" explicó que "esto seguramente viene del entorno de Cuevas. La fiscal, Valeria Courtade, habló conmigo ayer y determinó armar una causa paralela para ingestigar. Obviamente, desfilarán por Tribunales todas aquellas personas que participaron de la extracción de sangre".

El abogado penalista además sostuvo que "luego del accidente el juez liberó al conductor que mató y, tranquilamente, pudo haber sostenido la prisión preventiva. Pues no lo hizo".

Y agregó: "Trabajamos denodadamente con otro de los abogados de la causa para que Diego Cuevas vaya a prisión".

El Dr. Dieguez Ontiveros contó cómo sigue el estado de Cristian, otro de los jóvenes que resultó muy afectado tras el impacto contra el Nissan de Cuevas. "Cristian está con pronóstico reservado, tratando de salir del coma inducido. Tuvo varias intervenciones. Respondió a estimulos. Pero, de todos modos, la está peleando", dijo y, rápidamente, señaló: "Hay un dolor inmenso porque, además, eran todos amigos y hace pocas horas conocemos la segunda muerte. Las familias están destrozadas".

Ratificó: "No voy a permitir que esta adulteración quede en la nada. Todos los que participaron y debieron velar por la cadena de custodia de la sangre deberán desfilar por tribunales a dar explicaciones. Y si hay una cadena de silencio mafioso la descubriremos. No obstante lo dicho anteriormente, la forma en que venía conduciendo Cuevas en competencia con otros vehículos, la ingesta previa de alcohol señalada por los propios amigos del homicida junto por el notable desprecio por la vida y la salud ajena, alcanzan para cambiar la carátula criminal y lograr la privación de la libertad". 

Visitas: 2890
0

 

b2ap3_thumbnail_diego_dieguez_0-1.jpg

 

Entrevistado por FM Fribuay, el abogado y Presidente de la ONg Malditas Picadas habló sobre el caso de la picada mortal de Haedo, donde murió una persona y seis resultaron heridas de gravedad. Enterate de todo en esta nota.

Ni bien comenzó la nota radial, el letrado explicó cómo nació la ONg que preside contra las picadas. "El 16 de junio de 2008, Victor Altamirano atropelló y mató a Matías Pato Cardozo en San Martín, en la Av. Presidente Perón. Esto ocurrió un sábado a la noche y se suscitó cuando tres vehículos venían picando y uno de sus conductores, Victor Altamirano, atropella a Pato y, posteriormente, también se da a la fuga. Luego, lo encontraron a unas pocas cuadras. Tras ese dolor, la familia se volcó con un espíritu esperanzador para avanzar hacia una forma organizativa de hacer justicia y así fue como nació Malditas Picadas. A partir del dolor y continúa con el fin de luchar".

Respecto a las picadas en general, Dieguez sostuvo que "el sistema penal da pocas respuestas a todo esto. Y se termina calificando como homicidio culposo".

"Nosotros, después de cuatro años, llevamos a juicio oral a Altamirano (el asesino de Pato Cardozo) y se lo calificó como homicidio simple con dolo eventual", amplió en su declaración.

Contó que "el precedente de Pato generó que la Cámara de Casación transformase lo que era un homicidio culposo en algo simple con dolo eventual".

Puntualmente del hecho gravísimo que se suscitó en Haedo, el fin de semana pasado. "Los municipios entienden que es una falta de tránsito nomás. Pero tienen que aplicar las leyes", dijo y, rápidamente, se preguntó: "La policía de Morón no se da cuenta que corren picadas en Av. Rivadavia o, mismo, en Gaona?".

El Dr. Diego Dieguez Ontiveros remarcó que las personas que participan de las picadas "tienen un desprecio por la vida muy marcado. Van más allá de los límites y, obviamente, competir en un lugar prohibido, como la calle, es una falta que ellos conocen y bien".

Y señaló: "Para que las picadas ocurran tiene que existir la connivencia entre la Policía y los Directores de Tránsito municipales".

Visitas: 2279
0

Publicado por el en Prensa y Difusión

La llamada causa Nisman, independientemente del notable efecto político que provocara, nos deja un sinnúmero de ejemplos de desidias cotidianas dentro del poder judicial y las fuerzas de seguridad.

Es el ciudadano de a pie quien presencia atonito los cruces y reclamos del Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. El resultado es la inacción o la deficiencia procedimental en perjuicio de las victimas, su entorno familiar y el judiciable en general ya que las mismas deficiencias, omisiones o connivencias hacen que el procedimiento en materia de seguridad detente una gran crisis.

Es evidente que existen en el país un sinnúmero de estrategias de abordaje de la política criminal. Se percibe cierta desconexión o ausencia de planeamiento integral que se proyecta en políticas erráticas y compulsivas ante la desgracia instalada. En ocasiones algunos medios de comunicación colaboran en la magnificación del conflicto pero lo concreto es que la sensación de inseguridad se condice (en menor o mayor medida) con hechos concretos de hurtos, robos, violencias físicas , amenazas y muertes.

El conurbano bonaerense, como el de Cordoba, Santa Fe o Mendoza muestran niveles de violencia que afectan el normal desarrollo de la vida en comunidad. La anécdota acerca de haber sido victima de un hecho delictuoso paso a ser cada vez mas recurrente en el dialogo ciudadano. Y de esa manera adquirió una centralidad en el reclamo al Estado en su conjunto .

Tanto el Poder Ejecutivo, Legislativo o Judicial hoy se encuentran en el banquillo de los acusados por parte de la ciudadanía activa e indignada. Mas alla de aciertos parciales en la persecución y baja de ciertos delitos en diferentes regiones o municipios entendemos que las soluciones mágicas no existen. Y en la medida que la lucha no sea común e integrada los delincuentes se seguirán beneficiando en la coyuntura.

Sabemos también que de la crisis no se sale inundando de cámaras de seguridad los barrios ya que no tenemos constancia de la eficiencia y profesionalismo de quienes monitorean las mismas. De hecho en algunos sectores del conurbano pareciera que ni siquiera disuaden.

Tampoco se avanza acumulando efectivos policiales ni comprando patrulleros si no se planifica una logística adecuada según las necesidades de cada localidad. Y menos con “soluciones importadas”.

Para los que ejercemos la profesión independiente no nos resulta extraño la carencia de ciertos recursos criminalisticos en las fiscalías o juzgados penales; pero tampoco podemos dejar de denunciar la resignación de muchos funcionarios judiciales ante lo evidente y la consecuente retroalimentación del fenómeno negativo. Y asi dentro del esquema de las fuerzas de seguridad. 

La llamada “grieta” social no es cuestión solamente de los enfrentamientos políticos o ideologicos. Las diferentes crisis en el sistema de seguridad ciudadana vienen de antaño y representan la acumulación de la corrupción, la desidia y el desinteres (o intereses selectivos) en los diferentes niveles de responsabilidad política. 

Las violencias cotidianas (la forma en que conducimos nuestros vehículos, el destrato de genero , la discriminación , la agresión verbal, la prepotencia, el autoritarismo, entre otras manifestaciones) también segmentan a la población y conducen a la construcción de una sensación de insatisfacción y descreimiento en el futuro.

La exigencia hacia nuestros representantes no se agota en la concurrencia al proceso electoral. Las formas de participación ciudadana son variadas (foros de seguridad, redes sociales, militancia política, servicio social religioso o laico, organizaciones no guberanmentales, asociaciones sin fines de lucro pero con fines filantrópicos , etc) y conforman el eje sobre el cual debemos refundar el pacto político con nuestra clase dirigencial. 

Hacer oir nuestra voz es mas accesible que en décadas pasadas. Paradogicamente los resultados parecieran no verse en el corto plazo a pesar de esas facilidades. 

Y la respuesta siempre estará en la necesidad de políticos comprometidos que caminen nuestras calles y nuestros problemas. Con nuevas miradas, dejando atrás los viejos atavíos de encumbrados funcionarios apoltronados en sus escritorios. 

La Democracia se fortalece en cada acto ciudadano, en cada resolución de nuestros representantes , en las guardias de los hospitales, en las aulas, en las plazas, en nuestros trabajos y en la mesa del domingo.

 

Visitas: 980
0