Sur, Paredón y Después

Publicado por el en Opiniones
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 350
  • 0 Comentarios


Un nuevo 2 de abril fecha en la que se recuerda el inicio del conflicto bélico de Malvinas y me gustaría reflexionar juntos acerca del forzamiento del olvido.

Toda situación traumática familiar tiende a ser ocultada, borrada en muchas oportunidades de la “memoria del clan”, retaceada, objetada, etc. Pero todo ello no tiene sino un mismo norte: negarnos la oportunidad de hablar en profundidad de lo que pasó y del trato que le diéramos a los actores del drama con posterioridad del suceso. Y permítaseme la comparación puesto que entiendo que los mismos esquemas elusivos domésticos se aplican a la memoria colectiva.

Nuestra sociedad, cimentada bajo un esquema de poder paternalista, acató durante décadas el mensaje “oficial” de abrazo, medalla, hurras y a tu casa…

Esa fue la mirada imperante durante años acerca de las causas y consecuencias del “episodio de las islas”. Periodistas, historiadores, guionistas de cine, y fundamentalmente los propios actores del drama comenzaron a canalizar su penosa experiencia a través de los medios comunicacionales e institucionales otrora cerrados y hace un tiempo abiertos.

Un dolor inconmensurable tiñe hoy a nuestro país con el recuerdo de las vivencias de esos soldados cuya figura se agiganta aún más en el conocimiento de sus limitaciones de entrenamiento o carencia de recursos para una guerra impensada, sádica y mesiánica pergeñada por el verdadero “eje del mal” dictatorial.

Como si la genocida dictadura no se hubiera ensañado lo suficiente con los jóvenes que pensaban distinto, en una nueva versión de su estratégica visión acerca de las nuevas generaciones de ciudadanos, los manda a la muerte sin más. A sabiendas que la bíblica reseña de la lucha de David contra Goliat solo tuvo final feliz en esa representación literaria…

Durante años la sociedad dormida tomó a sus ex combatientes como a seres subsidiados como tantos otros que recurren al “príncipe” en procura de una migaja.

Pero como la verdad histórica termina prevaleciendo sobre la inequidad de los propagadores de nieblas y humo hoy valoramos la gesta pero desde la mirada digna de la derrota inevitable. Y los héroes ya son otros.

Documentales rigurosamente realizados, posiciones políticas concretas, revalorización de los centros de ex combatientes, justos reparos económicos pagados por todos los ciudadanos, notas periodísticas realizadas con espíritu constructivo, vale decir un abordaje social completamente distinto. Seguramente que aún falta más pero vamos en ese camino de acomodar el tablero.

Honor y gloria entonces a los caídos, a los sobrevivientes y a sus familias que han sufrido como pocos el escarnio del olvido.

Nosotros, y somos muchos, no traicionamos, no olvidamos…

0
Etiquetado en: Malvinas Memoria

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 19 Enero 2018