Penas de Penalistas

Publicado por el en Penas de Penalistas


Diez años de ese 26 de junio de 2002...

Diez años de construcción de la memoria colectiva..

Y una sucesión de instantáneas y frases que nos vienen a la memoria.

Eduardo Duhalde y su gabinete, quienes ya venían endureciendo el discurso y las acciones contra los movimientos sociales, defendieron inmediatamente a “su” Bonaerense dirigiendo la mirada hacia los trabajadores, desocupados y activistas políticos que reclamaban como autores de los asesinatos.

A esa tendencia tan vergonzosa por parte de la dirigencia política de nuestro país se sumaron esas nefastas voces periodísticas que señalaban al “enemigo” entre los trabajadores, desocupados y activistas presentes en el puente Pueyrredón.

Pero la impronta fotográfica de los “otros” periodistas, esa mayoría que muchas veces sucumbe ante la infamia sistemática de unos pocos, pudo poner en blanco sobre negro los homicidios en mano de los funcionarios policiales.

Gracias a Kosteki y Santillán, mártires de ese día, el duhaldismo comenzaba su retirada del poder figurativo que detentaba hasta quedar como hoy en día agazapado, señalado, pero latente. Con la mirada puesta en la mano dura, el manto de olvido al genocidio que enlutara para siempre las instituciones de gobierno, la diatriba fácil y las soluciones que nunca pudo dar.

Visitas: 609
0